Homo Neanderthalensis

Homo Neanderthalensis

Inicio » Historia » Periodos » Prehistoria » Edad de Piedra » Paleolítico » Homo Neanderthalensis

Descripción


Lugar de origen: Europa.

Cronología: Hace 160.000 años hasta hace 28.000 años.

Llegada a la Peninsula Ibérica: Hace 90.000 años.

Capacidad craneal: 1300 cm³. – 1650 cm³.

Estatura: 1,5 m. – 1,8 m.

Peso: 60 kg. – 95 kg.

El Homo Neanderthalensis u Hombre de Neandertal aparece hace 160.000 años en Europa a partir de la evolución del Homo Heidelbergensis, desde donde se expande hasta Oriente Próximo y el interior de Asia, lugares donde hace entre 60.000 y 45.000 alcanza su máximo desarrollo.

Disponen de notables capacidades cognitivas. Viven en grupos pequeños y aislados geográficamente que emplean los recursos naturales de su entorno para la caza y la recolección. En función de la estación del año y la presencia de animales de caza, utilizan las cuevas, los abrigos rocosos o construyen cabañas para dormir y cocinar. Fabrican instrumentos sofisticados de madera y piedra, tallan huesos y cuernos, o curten las pieles de los animales. Al igual que sus antecesores, dominan perfectamente el uso del fuego, cuidan de los mayores y enfermos, organizan el espacio doméstico y entierran a los muertos, rindiéndoles culto y configurando un mundo simbólico que sirve para la cohesión de los grupos.

Durante su prolongada existencia habita entornos sometidos a climas muy diferentes, desde estepas a bosques templados. En las latitudes septentrionales, más rigurosas, su presencia puede ser intermitente con poblaciones que se desplazarían hacia el sur o desaparecerían en momentos de mayor frío. En los lugares con microclimas favorables y en el sur, áreas con mayor estabilidad en fauna y flora, la ocupación es continua.

Los neandertales son los más parecidos al ser humano actual en tamaño corporal y cerebral. Ambos heredan las mismas cualidades de antepasados comunes y en la evolución de las dos especies adquieren capacidades similares. Físicamente se caracterizan porque tienen unas caderas anchas y un tórax más voluminoso que nuestra especie. Por ese motivo y por su mayor masa muscular, su peso corporal estaría por encima del estándar del Homo Sapiens. El volumen cerebral es similar al de los humanos modernos. Aunque su cerebro tiene una estructura diferente. Una parte significativa está dedicada a la visión y el movimiento, en perjuicio de otras funciones como la conexión social. Es decir, tienen otras áreas del cerebro más reducidas. En contraste, el Homo Sapiens, procedente África, no necesita estas adaptaciones y en su lugar desarrolla el lóbulo frontal, que se asocia con un mejor procesamiento de la información. Es posible que las sutiles diferencias en las capacidades cerebrales y cognitivas cambiaran la manera de pensar y razonar de neandertales y humanos modernos. Esas pequeñas divergencias básicas pueden determinar aspectos clave como la capacidad de previsión, las conexiones a larga distancia y el tamaño de los grupos, lo que en última instancia determina que sus áreas geográficas de distribución sean más restringidas y que formen grupos más pequeños, que acaba condenándoles desde un punto de vista evolutivo.

Su final coincide con la expansión del Homo Sapiens. Se produce una competencia entre dos especies que explotan los mismos ecosistemas. Pero no parece que hubiese enfrentamientos bélicos habituales, sino que los neandertales tienen menor facilidad y habilidad para obtener los recursos naturales, así como una menor capacidad de adaptación a variables ecológicas, biológicas y culturales. Afecta a poblaciones dispersas sobre vastos territorios. El hombre moderno forma grupos más numerosos con una clara división social del trabajo, mejor cuidado de su prole, una dieta más diversificada y una tecnología más eficaz para la caza. Influye en la dificultad de su supervivencia un brusco enfriamiento del clima y la extensión de las estepas para la que no están bien preparados. Como consecuencia, los grupos de neandertales van desapareciendo. Los últimos sobreviven en refugios de la Península Ibérica y en algunas zonas aisladas del centro de Europa, como los Balcanes. Es la última especie humana en extinguirse.


 


 

Anterior

©noc - IberiaDigital